Comodoro Rivadavia - Chubut Argentina
"Capital del Viento"

Artículos publicados

Día Mundial de la eliminación de la violencia contra la mujer
 


La campaña de los 16 días de activismo culmina el 10 de diciembre, Día Internacional por los Derechos Humanos.

Las Naciones Unidas publicó un informe que habla de la situación en cuanto a esta temática en la Argentina y los resultaron no fueron buenos. Según informó, aquí muere una mujer cada 3 días por causa de la violencia de género.

Las cifras, ciertamente, son duras. En el ámbito de la provincia de Buenos Aires, se realizan 166 denuncias por día de violencia familiar en las comisarías de la Mujer y la Familia. En los primeros meses de 2008, recibieron un total de 52.351 denuncias por esa problemática, lo que significa un incremento del 266% en relación a las denuncias de 2006, cuando hubo 19.644, según información suministrada por el Ministerio de Seguridad.

En 8 de cada 10 casos, el denunciado fue un varón y las víctimas, mujeres adultas (74%), niñas (3%) y niños (2%).

En la ciudad de Buenos Aires, por su lado, desde el 1º de enero de 2008 hasta el 11 de noviembre último ingresaron 4.419 denuncias a la Justicia, según estadísticas de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. La cifra creció 117% en relación al número de denuncias ingresadas en todo el 2005.

Sólo en los diez primeros meses del año, la violencia contra la mujer se cobró 110 vidas, lo que hace un promedio de una mujer muerta cada 3 días.

La fecha que dará inicio hoy a una campaña de 16 días de activismo para sensibilizar a los gobiernos sobre este flagelo. Es que pese a la magnitud del fenómeno que reflejan las cifras, faltan respuestas integrales para enfrentarlo.

En vísperas de la conmemoración, el director de Amnistía Internacional en el país, Rafael Barca, denunció que "la violencia de género es un grave problema y una recurrente violación de los derechos humanos muy poco atendida por parte de las autoridades argentinas".

Y reclamó al Gobierno que tome al tema como "una prioridad" en sus políticas.

Barca presentó ayer un crítico informe sobre la situación en el país que lleva el título "Muy tarde, muy poco. Mujeres desprotegidas ante la violencia de género en Argentina", donde denuncia "la falta de acción del gobierno nacional" para prevenir y erradicar la violencia que sufren las mujeres.

Y, según informa hoy el diario 'Página/12', reclama un plan de acción para enfrentarla.

Una muestra del escaso compromiso del Gobierno con esta problemática, dijo Barca, es el ínfimo presupuesto asignado al Consejo Nacional de la Mujer, encargado de velar por el cumplimiento de la Convención de la ONU sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw, por su sigla en inglés).

"Aunque en 2008 duplicó el del año anterior y llegó a $5 millones, sigue siendo menos de una sexta parte del presupuesto dedicado al desarrollo y la promoción del turismo nacional.

Además, en los niveles más altos del Gobierno, apenas se ha dado importancia o se ha prestado atención a las cuestiones de la violencia contra las mujeres y la igualdad de género", objetó el director de AI.

Desde el Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa), su titular en el país, Eleonor Faur, cuestionó la ausencia de registro oficiales centralizados para medir los alcances del problema.

Barca también reclamó que se cree una base de datos nacional unificada sobre la violencia contra las mujeres. "A pesar de que no hay registros oficiales, los datos que están a mano son terribles. Hay miles de llamadas para pedir ayuda, miles de denuncias en la policía y en la Justicia", señaló Barca al matutino porteño.

Los femicidios son la cara más extrema de la violencia de género. Se trata de homicidios de mujeres por el hecho de ser mujeres, generalmente a manos de hombres cercanos a la víctima. En el país no hay un registro oficial como en otros países, entre ellos, España.

Ante esa ausencia, distintas organizaciones de la sociedad civil han tomado la iniciativa de contabilizarlos a partir de la publicación de los casos en la prensa. El monitoreo de Amnistía Internacional da cuenta de 110 femicidios, entre el 1º de enero y el 31 de octubre.

El que presenta hoy la ONG Casa de Encuentro, frente al Congreso, eleva el número a 165 hasta el 21 de noviembre, es decir, casi un femicidio cada dos días. Las cifras, aunque parciales, son escalofriantes.

"En la mayoría de los casos ocurren en el marco de relaciones familiares, en las que las víctimas han soportado durante un largo tiempo la violencia.

A veces, incluso, han llegado a denunciarla pero no han obtenido una respuesta adecuada de las instituciones públicas para ser protegidas", señala un informe de Unifem y Unfpa, por los 16 días de activismo contra la violencia de género.

La campaña de los 16 días de activismo culmina el 10 de diciembre, Día Internacional por los Derechos Humanos: este año, la fecha coincide con el 60º aniversario de la Declaración Universal.

"El mundo, sin duda, ha avanzado mucho en estos sesenta años en materia de promoción y defensa de los derechos humanos; sin embargo, sesenta años después, las mujeres y las niñas aún constituyen el sector de la población que padece más violaciones de sus derechos humanos en todo el planeta", advirtió Isabel Suárez, técnica internacional del Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem).

Las distintas formas de discriminación y violencia contra las mujeres, señaló Suárez, constituyen "una de las más graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos en todos los países del mundo".

¿Por qué cree que un gobierno que pone entre sus banderas la defensa de los derechos humanos no incorpora en su agenda prioritaria la violencia de género?, le preguntó el diario 'Página/12' a Barca, director de A.I.

Por un lado no se ve a la violencia contra las mujeres como una violación de los derechos humanos, a pesar de que es una violación del derecho de las mujeres a vivir libres de violencia y sin discriminación. También hay cierta tolerancia social. El tema debería estar al mismo nivel que el debate por la inflación en la opinión pública. Esta actitud de la mayoría de la población hace que el Gobierno no sienta la presión social. Pero aunque no la tenga, el Estado tiene la obligación clara, y compromisos internacionales asumidos que deben cumplirse.

Por su parte, Isabel Suárez dialogó con 'Infobae.com' y respondió, entre otras, a las siguientes preguntas:

- ¿Cuál es la diferencia entre la violencia psíquica y física? ¿Hay una más grave que otra?

- En el inconsciente colectivo aún prevalece la concepción de que la violencia hacia las mujeres se limita a los malos tratos físicos sufridos a mano de sus parejas sentimentales en la esfera privada.

Sin duda, la violencia física y el feminicio son la consecuencia más extrema y visible de una situación social estructural de máxima gravedad, donde la subordinación de las mujeres perpetúa un modelo social machista, patriarcal y violento, donde la mitad de la población ve mermados sus derechos humanos y sus posibilidades de desarrollo.

Pero no debemos caer en reduccionismo que nos lleve a considerar de forma aislada las distintas manifestaciones de violencia de género ni establecer un rango de mayor o menor gravedad acerca de la problemática.

Lo cierto es que es una problemática estructural que se manifiesta de múltiples formas: física, psicológica, económica y cultural.

Hablamos de distintas formas de violencia las mujeres, porque la violencia de género es consecuencia de este modelo; esta problemática felizmente se hizo visible de forma progresiva en las sociedades, que van tomando consciencia de la dimensión del fenómeno, saliendo éste de la esfera privada e instalándose en la pública.

- ¿Qué determina que un hombre sea violento? ¿Hay un disparador o el violento lo será de todos modos?

- La violencia perpetrada en las sociedades por los hombres hacia las mujeres es un fenómeno que se repite en todos los países del mundo, entre todos los estratos socioeconómicos de la sociedad y que padecen millones de mujeres, independientemente de su condición social, geográfica o económica.

Los determinantes de este comportamiento violento tienen sin duda su origen en el modelo social patriarcal y androcéntrico de la sociedad, donde históricamente un sexo ha estado subordinado al otro y se ha establecido una clara relación de dominación y poder.

Aunque mucho se avanzó en el estatus de las mujeres en muchos países del mundo, esta estructura aún permanece en muchísimos aspectos y la de género es una consecuencia de este modelo.

Desde un punto de vista psico-social, si tenemos en cuenta el llamado "ciclo de la violencia" que explica el proceso de los malos tratos físicos sufridos por las mujeres, normalmente las agresiones físicas en forma de "explosión violenta del matratador" suelen ser precedidas de una fase de acumulación de tensiones, caracterizada por otro tipo de agresiones psicológicas, económicas, etc.

- ¿Siempre se arrepiente el violento? ¿Puede cambiar realmente?

- El violento no sólo no siempre se arrepiente sino que, en la mayoría de las ocasiones, reincide en su comportamiento violento. El arrepentimiento suele producirse sólo de forma pasajera.

Volviendo al "ciclo de la violencia", a la fase de "explosión violenta", suele seguir una fase denominada "luna de miel", en la que el agresor busca el perdón de la mujer maltratada y se relaja en sus actitudes violentas. Una vez que el agresor consigue el perdón de su víctima comienzan de nuevo la irritabilidad y los abusos y un nuevo ciclo de escalada de violencia, donde se repetirá, con toda probabilidad, una nueva agresión.

Existen servicios de atención a hombres violentos que proveen terapia y asistencia psicológica que deberían extenderse y ampliar su atención. La actitud violenta de los maltratadores es producto de nuestro modelo social; una persona no "nace" violenta sino que "se hace" violenta en el transcurso de su vida reproduciendo normas y valores presentes en la sociedad y actitudes de sus referentes sociales.

- ¿Puede prevenirse?

- La violencia puede prevenirse a través de diferentes canales. Es fundamental en este punto la concienciación de la sociedad y los medios de comunicación. Como agentes sociales de máxima importancia en la conformación de la opinión pública tienen una gran responsabilidad a la hora de instalar de una forma consciente y responsable la problemática en las agendas para contribuir al cambio social.

La inversión del Estado en políticas públicas orientadas a la prevención y a la capacitación de los efectores de la ley es también, por supuesto, un punto fundamental para la solución del problema.

- ¿Qué debe hacer la víctima?

- La pregunta debería ser ¿qué deben hacer el Estado, la sociedad y los distintos agentes sociales ante esta problemática?

La víctima debe tener a su disposición los medios adecuados para la atención de los casos de violencia. Si una mujer que fue agredida no recibe atención adecuada, como lamentablemente en muchos casos sucede, las posibles opciones que tiene a su disposición son absolutamente insuficientes y, lo que es más grave, en ocasiones, cuando una mujer se decide a denunciar los malos tratos el sistema de atención no hace más que revictimizarla, obligándola a pasar por un proceso tortuoso que no soluciona su situación.

Aunque la Argentina dispone de un sólido marco legislativo de defensa de los derechos humanos, resulta necesario fortalecer la implementación de políticas públicas de atención y prevención de la violencia contra las mujeres y proveer un acceso adecuado a la justicia en todo el país. Dada la diversidad geográfica de la Argentina, existen puntos geográficos del país y fundamentalmente zonas rurales, donde no hay constancia ni registro y donde la atención a las mujeres que sufren violencia es, sin duda, peor.

En el día internacional de la no violencia contra la mujer se realiza en conmemoración del asesinato tres hermanas dominicanas en 1960 por la dictadura militar de Rafael Trujillo. Patria Mercedes, María Argentina Minerva y Antonia María Teresa Mirabal Reyes fueron las tres hermanas asesinadas a palazos en Republica Dominicana por parte del servicio de inteligencia militar de ese país.  


Crédito:

  • Publicado en el Sitio Urgente24. (25/11/08)
  •  



       
    Artículos
    Página Principal