Comodoro Rivadavia - Chubut Argentina
"Capital del Viento"

Culto

Ceferino también tuvo su celebración en Comodoro
 


La comunidad de barrio Ceferino brindó su homenaje al beato ayer, al pie del busto de Rivadavia y Kennedy.

La comunidad de barrio Ceferino brindó su homenaje al beato ayer, al pie del busto de Rivadavia y Kennedy.

Docentes y estudiantes de la Escuela Ceferino Namuncurá, representantes de la vecinal del barrio del mismo nombre, Exploradores de Don Bosco y vecinos en general, participaron ayer de la entrega de una ofrenda floral que tuvo lugar al pie del busto de Ceferino Namuncurá, en una ceremonia que coincidió con la que en ese momento se realizaba en Chimpay, Río Negro, para la beatificación de ese salesiano representante de los pueblos originarios.

El artífice del homenaje local a Ceferino Namuncurá fue el sacerdote Juan Corti, a quien ayer se lo vio muy emocionado al resaltar la condición de salesiano del nuevo beato.

El acto tuvo además el favor de una jornada ideal, soleada, a la que asistieron alrededor de un centenar de personas, quienes escucharon las palabras de las docentes de la Escuela Ceferino y del sacerdote de la parroquia San Jorge, Antonio Pozas.

Tras recordar al vecinalista Segundo Villagrán como responsable de la ubicación de ese busto en el bulevar de Rivadavia y Kennedy, se indicó que la escuela Ceferino Śla única y primera en la ciudad con la que se homenajeó al beatoŚ cumplió 44 años, y también se evocó el milagro que consagró al salesiano rionegrino ante el Vaticano.
 


Más de 23 mil alumnos

«Ceferino fue elegido patrono de esta escuela. Desde el año 1974 se incorpora a la obra salesiana el reverendo padre Juan Corti, quien actualmente nos acompaña en toda la tarea educativa salesiana. A lo largo de estos años, han pasado por esta querida institución 23.024 alumnos», leyeron las maestras que guiaron la ceremonia, quienes presentaron la entrega de la ofrenda floral que depositaron al pie del busto la directora, Haydé Guevara, y la vicedirectora, Sara de Vega.

Luego, Corti habló a los presentes. «Este es un momento de triunfo y de un gran gratitud. Nadie pensaba que Ceferino Namuncurá hubiera llegado en tan poco tiempo a ser beato, por intermedio del milagro que hizo a una mujer misionera de Alta Gracia (Córdoba) que había dado su vida a los niños de Africa, a quien curó de un cáncer», señaló el sacerdote.

Además, Corti aprovechó para explicar cómo se vincula su vida personal con esos milagros, destacando que siempre fue devoto de Ceferino y que la tumba de sus padres tiene la estampita del santo.

«Desde el día que los abracé para venir a la Patagonia, no los vi más», recordó y dijo que «la imagen de Ceferino hoy es una estrella que brilla sobre la tumba de mis padres como signo de amor para mi vida. Desde aquel entonces ha sido mi santo protector y mi amigo».

Asimismo, Corti aseguró que en los años en los que su energía estaba abocada a la construcción del colegio Domingo Savio, cuando se quedó sin dinero, recibió un sobre con lo suficiente para terminar la obra de parte de «Ceferino Namuncurá», y luego Corti emocionó a los presentes hablando de su afecto por el beato.

Por su parte, Pozas invitó a los presentes a marchar en peregrinaje hasta la parroquia San Jorge, ubicada a dos cuadras del busto, donde se celebró la misa, e hizo un llamado vocacional asegurando que Namuncurá quería ser religioso para poder impartir la Eucaristía. Así fue cómo rezó finalmente «para que haya jóvenes consagrados a la obra como sacerdotes».
 


Créditos:

  • Publicado en el Diario El Patagónico (12/11/07)
  •  



     
    Temas Relacionados
    Culto
    Página Principal